LLegó el Baby Blues

Acabas de tener a tu hijo y no te sientes del todo feliz? Se trata del Baby Blues. Es un síndrome que acostumbra a aparecer a los pocos días después de dar a luz, y nos hace tener un estado emocional negativo, en un momento dulce de nuestra vida.
Publicado el 10 octubre, 2014 en Psicología Infantil

LLegó el Baby Blues

LLegó el Baby Blues

Vivimos en una sociedad avanzada donde las últimas tecnologías, las modas, etc. inundan nuestras vidas. Como todo, formar parte de un conjunto social tiene sus cosas positivas y es indudable que es necesario para el ser humano para poder sobrevivir. Pero a menudo, también vivimos en una sociedad dónde hay una serie de estereotipos, no sólo físicos y económicos, sino también sobre cómo debemos comportarnos, actuar, pensar e inclusive sentir!

Las familias han cambiado de estructura, de forma e inclusive de género, pero lo que no ha cambiado a través de los años es la capacidad  de la mujer de dar vida… Y es que casi siempre estar embarazada y dar a luz a un precioso bebé es un motivo de alegría y felicidad en la familia.

La depresión post parto

Después de nueve duros meses de embarazo, llega el día en que todo cambia en nuestra vida y en la de nuestra pareja. A pesar de infinitos llantos, las pocas horas de sueño y cambiar innumerables pañales, la sonrisa de nuestro pequeño es suficiente para pensar que somos los padres más afortunados del mundo.

Si usted está a punto de ser madre o ya lo es, pensará que si bien es cierto lo que he dicho en las líneas anteriores…. Qué lejos está de ser todo de color de rosa! Quizás usted pertenece al gran numero de mujeres que se ha sentido indignada de que nadie le dijera que usted como madre, más que sentirse en un estado de felicidad continua, se sentiría en una montaña rusa de emociones!

Debería sentirme feliz, pero me siento triste…

Evidentemente, como ya hemos mencionado un nacimiento en la familia es un motivo de inmensa alegría, pero también es verdad que un parto no deja de ser un acontecimiento realmente estresante y duro, antes, durante y después de la llegada del bebé. Como madre pueden acompañarle infinidad de emociones, y cuando hablamos de emociones…también nos referimos a aquellas que nos hacen sentir tristes e inclusive que generan en nosotros un estado parecido a la depresión.

Cuando una vive en una sociedad con unos marcos establecidos, inclusive sentirme de una manera que “ no es la socialmente correcta” puede hacernos sentir culpables y más todavía si no logramos comprender qué nos está pasando.

La culpabilidad y la incomprensión de lo que nos sucede pueden llegar a ser dos factores que alimenten en un momento bonito y dulce de nuestra vida, en un estado emocional negativo.

A continuación, mediante este post, intentaremos ayudarle a comprenderse mejor a usted misma después de un parto, ayudarle a poder encontrar herramientas necesarias para hacer frente a estos sentimientos de tristeza e incomprensión, ya que si usted comprende mejor porqué se siente así, ayudará a que pueda desatarse de sentimientos de culpa irreales y nocivos para su bienestar. Si comprendemos lo que nos pasa, será más fácil afrontarlo, sentirnos comprendidas al comunicarlo y no sentirnos culpables.

Para poder conocer un poco más que nos está pasando debemos escuchar a nuestro cuerpo y comprender que le sucede durante y después del embarazo:

Después del parto sucede en nosotras lo que muchas veces es conocido en medicina y en psicología como el fenómeno “baby blues”.

El baby blues  acostumbra a aparecer a los pocos días después de dar a luz, muchas veces coincidiendo en el tiempo que se nos da de alta en el hospital y volvemos a nuestro hogar.

El efecto Baby blues suele ir acompañado por el tipo de emociones de las que anteriormente estábamos haciendo las primeras pinceladas:

  • Tristeza
  • Cansancio
  • Irritabilidad
  • Miedo y dudas sobre si sabremos cuidar a nuestro hijo
  • Falta de apetito
  • Insomnio, etc.

¿Por qué se produce el Baby Blues?

Los científicos afirman que el Baby Blues es el resultado de un conjunto de cambios que se experimentan en nuestro cuerpo y a nuestro alrededor, concretamente podríamos centrarlos en tres grandes grupos:

  • CAMBIOS BIOQUÍMICOS EN NUESTRO CUERPO
  • CAMBIOS MEDIOAMBIENTALES
  • CAMBIOS A NIVEL PSICOLÓGICO

Cambios bioquímicos en nuestro cuerpo

La biosíntesis (fabricación) de estrógenos es necesario que aumente en nuestro cuerpo para el mantenimiento de la gestación. Mientras que estas hormonas subirán de manera casi increíble a lo largo de la gestación, también es cierto que después del parto la fabricación de estrógenos y progesterona se reducirán a niveles mínimos.

La progesterona al igual que los estrógenos tiene un papel fundamental para el embarazo, aunque diferente. La progesterona es una hormona que las mujeres siempre tenemos y que aumentará de manera potencial para el momento del parto, ya que prepara el endometrio de la mujer para la implantación del embrión en las primeras semanas después de la fecundación.

Otros cambios que experimentará a nivel bioquímico nuestro cuerpo, será responsabilidad de la hormona gonadotropina coriónica humana,  entre muchas otras cosas, esta hormona será la encargada de mantener y regular los cambios hormonales necesarios para llevar a termino el embarazo.

En este primer punto hemos querido explicar algunos de los cambios que nuestro cuerpo experimenta sobretodo  a nivel hormonal. Es importante ser conscientes del papel que juegan estas hormonas, ya que como veremos más adelante muchas veces son en parte responsable de esos “ bajones emocionales” que muchas mujeres padecemos.

Estas hormonas no actúan por libre, sino que todas ellas se encuentran bajo un “jefe de control” muy importante que encontramos en nuestro cerebro: la hipófisi

Durante el embarazo el papel de la Hipófisi es aún mayor y muchas veces debido a los inumerables cambios que se experimentan durante la gestación, esta estructura cerebral, puede verse sobrecargada. La hipófisi también es una estructura primordial en los procesos y actividades mentales como el estrés y su control, junto con el hipotálamo se encargan de la regulación de las emociones.

En las líneas anteriores hemos podido formar una pequeña idea de los múltiples factores bioquímicos que se ven alterados durante el embarazo. Mediante la descripción de estos cambios, nos podemos hacer ya una idea de como afectarán no sólo al embarazo, sino los arreglso hormonales y desajustes que se producirán después de él.

Cambios medioambientales

Una vez explicada un poco más la parte bioquímica, vamos a intentar arrojar un poco más de luz a los cambios medioambientales, los cuales también tienen muchos efectos no sólo sobre la nueva mamá sino a la pareja en general.

Es un campo también muy amplio y extenso, así que intentaremos  centranos en aquellos que creemos que pueden ser de más ayuda:

  • Cambios en la relación con nuestra pareja
  • Cambios en la estructura del hogar
  • Cambios a nivel interior o individuales

Respecto a los cambios en la relación con nuestra pareja, inevitablemente la llegada de un bebé afectará a la relación que mantenemos en pareja. Hasta antes del embarazo, todo el tiempo libre que uno tenía lo podía dedicar exclusivamente al otro, es más…muchas veces escogíamos qué parte de nuestro tiempo libre compartíamos con nuestra pareja. Con la llegada del bebé, parte de nuestro tiempo o casi todo no sólo será dedicado al bebé, sino que no lo escogeremos “libremete” sino que actuaremos siempre y en función de las necesidades del pequeño. Por tanto ante este cambio tan importante será necesario  no solo una reorganización del tiempo, sino aprender a preservar un tiempo para nuestra intimidad personal y la de nuestra pareja. El tiempo  no sólo es necesario sino que es imprescindible para poder seguir cuidando de la relación, y no suceda lo que hemos podido oir en muchos testimonios: “ cuando llegó el bebé se olvidó de que existía” “Con mi primer hijo me descuidé por completo”.

Dedicar tiempo al bebé es realmente la base para que el niño crezca en un entorno sano y saludable pero también lo es el que aprendamos a dedicarnos tiempo a nosotros mismos y a nuestra relación, ya que estos son los ejes que potenciarán el adecuado desarrollo de nuestro bebé.

Como hemos apuntado anteriormente, también habrá una serie de cambios en la estructura y organización del hogar. Los cambios en la familia también se verán reflejados en el hogar, ya que en la mayoría de los casos será necesraia una restribución de los espacios de la vivienda y inclusive la perdida de nuestra intimidad y espacio propio, íntimo y necesario. Una sensación un poco angustiosa de que se nos está invadiendo nuestro propio espacio vital, llegando a afectar la intimidad como pareja, aumentando la sensación de desorden e inclusive creando en nosotros una sensación de falta de control.

Podemos observar como los cambios ambientales repercuten en nuestro delicado estado emocional. Como hemos podido comprobar será un factor muy importante a tener en cuenta e intentar trabajar antes de la llegada del bebé para intentar que afecte lo menos posible no sólo al núcleo familiar sino para una saludable recuperación de la madre del ya conocido efecto baby blues.

Cambios psicológicos

Por último creo que es muy importante en un fenómeno como el Baby Blues hablar de aquellos factores psicológicos que afectan en la madre durante y después del embarazo. Los cambios indican que un sistema está vivo y evoluciona, pero al mismo tiempo, el hecho de que algo cambió aunque sea para un resultado positivo, provoca en el ser humano una fuente de estrés.

Así se puede afirmar que los cambios psicológicos no mantienen una estabilidad, sino que van oscilando y cambiando a lo largo de toda la vida, pero sobretodo se desarrollan con más poder en momentos vitales como puede ser un embarazo. Los factores psicológicos irán siendo cambiantes y modulados en función de los cambios que se experimentan en nuestro cuerpo durante la gestación y el embarazo.

En la gestación, la mujer experimenta cambios totalmente nuevos para ella, por un lado los cambios se experimentan como algo agradable que lleva a la persona a una nueva etapa, la de ser mama. Pero por otro lado, se experimenta una cierta sensación de “nostalgia” dejando atrás un tipo de vida que nunca jamás va a regresar.

En el primer semestre del embarazo nuestro cuerpo realiza un esfuerzo sobrenatural para albergar un sitio para el futuro niño,  este hecho puede hacer sentir a la mama como si las propias fuerzas se vieran sobrepasadas, generando en nuestro cuerpo una necesidad constante de descansar y dormir, este periodo dominado por grandes periodos de sueño es conocido como hipersomnia. Psicológicamente la hipersomnia indica la creación en nuestro cuerpo de la necesidad de una distribución energética entre la madre y el espacio creado para la evolución del feto, llegando a ser el primer proceso de identificación entre madre e hijo en el embarazo.

En el segundo semestre la relación entre madre e hijo del primer semestre se ha ido consolidando y evolucionando, cada vez se habla menos de un cambio estructural sino que se va evolucionando a un cambio funcional en que las actividades de la madre permiten la supervivencia de las necesidades básicas del feto consistentes en la evolución y nutrición de cada uno de sus pequeños órganos. La mama poco a poco ha ido consiguiendo adaptar la cantidad de íntimas sensaciones y cambios hacia un proceso más estable que requiere un gasto de energía menor. Este hecho permite a la futura mamá canalizar menos energías  hacia su propia persona y dirigir su mirada hacia el exterior. Las emociones internas cada vez se irán haciendo más tangibles o sólo para ella, sino por las personas que le rodean, este hecho ayudará a no sólo centrarse en los cambios y el cansancio sino a empezar a experimentar una retroalimentación positiva basada en sensaciones novedosas, positivas y llenas de ilusión permitiendo ampliar el vínculo que hasta ahora sólo se centraba en madre-hijo, ofreciendo uan red más solida y social, donde la futura mamá pueda sentir el apoyo de su pareja y su involucración en este vínculo emergente.

Por último dentro del periodo de gestación podemos hablar del tercer semestre a nivel psicológico muchas veces por la gran fuente de estrés que provoca, puede llegar a ser el más duro y dificultoso, tanto a nivel psicológico como físico. Todo aquello por lo que se ha ido preparando la madre y la pareja pronto se materializará, llegando el temido momento del parto y posteriormente los cambios comentados anteriormente. Para ello es importante, siempre tener un buena apoyo social, personas que nos ayuden a afrontar los cambios que se van a producir y que nos ayuden a encontrar la manera en que los cambios sean lo menos drásticos posibles, aportando seguridad y confort a nuestras vidas. Para ello, no sólo es positivo conocer algunos de los cambios que se van a producir sino encontrar la manera de aceptar estos cambios y promover el estrés que pueda ocasionar hacia aspectos positivos.

A continuación es importante tener en cuenta una serie de ideas que nos pueden ayudar en momentos dificultosos ante la llegada de nuestro bebé.

Cómo puedo combatir el Baby Blues?

El baby blues es un estado transitorio que se da en gran numero de mujeres que acaban de tener a su bebé. A nivel social nos encontramos que muchas veces no podemos expresar como nos sentimos realmente y menos aún cuando la situación que estamos viviendo es positiva. Como hemos explicado al inicio de este post, el hecho de ver que estamos viviendo algo deseado y positivo pero que nuestros sentimientos no acompañan esa experiencia, nos lleva a sentirnos incomprendidos, frustrados y con fuertes sentimientos de culpa. Para ello es importante entender porqué se produce el baby blues y aceptarlo como algo normal y natural, propio de nuestro cuerpo después de un embarazo. El hecho de poder entender lo que nos pasa, ayudará a entender nuestras emociones, canalizarlas y observarlas con más objetividad. Informar a las personas que nos rodea lo que no nos está ocurriendo ayudará a darles una información que proporcionará que entiendan los sentimientos no desde lo desconocido sino que puedan ser aceptados con toda naturalidad y de manera saludable. No debemos olvidar que la comunicación es la vida necesaria para cualquier ser humano para expresar todo aquello que lleva en su interior, es un proceso necesario y saludable que ayuda a las personas a sentirse integradas y aceptadas, al mismo tiempo que ayuda a evitar posibles traumas posteriores.

Así el conocimiento, una adecuada preparación ante los cambios, su aceptación y una adecuada comunicación, serán puntos clave para poder combatir el desagradable síntoma del baby blues.

Cómo puede ayudarnos nuestra pareja y entorno ante el síndrome del Baby Blues?

Nuestra pareja también forma parte del embarazo y como tal deberá tener un papel fundamental e integrador en todo momento. La pareja será fundamental para ayudar a la mujer en este periodo de cambios  y emocionalmente inestable debido al “boom revolucionario” hormonal que está experimentando.

Hay una serie de pautas básicas que pueden ser de gran ayuda:

  • Una buena comunicación, proceso en el que nuestra pareja comprenda y entienda lo que nos está sucediendo, ya que su apoyo va a ser fundamental.
  • Planificación antes del parto de todos aquellos cambios previsibles que van a acontecer con la llegada del bebe´. Una buena organización, disminuirá la sensación de caos o de no tener las cosas bajo control. Al mismo tiempo el saber organizar nuestro hogar, los tiempos para cada persona, etc. Ayudará a sobrellevar mejor los momentos no tan previsibles y con los que inevitablemente también nos vamos a encontrar.

Cuando debemos acudir a un especialista?

Como ya hemos comentado el trastorno anímico conocido como Baby Blues es habitual en madres que acaban de dar a luz y mediante este post hemos podido trazar algunas ideas del porqué se produce. Si bien es cierto que en algunas ocasiones este fenómeno tiende a hacerse más perdurable en el tiempo y más agudo, en casos así, aproximadamente un mes después del nacimiento del bebé, si percibimos que los síntomas no sólo no mejoran sino que se agudizan, sería importante acudir a un especialista, preferentemente a un psicólogo o psiquiatra que pueda ayudarle a dar algunas pautas para irse liberando de esta sensación de desánimo. La intervención a tiempo es fundamental para evitar depresiones o futuros procesos depresivos más  graves.

Me gustaría concluir este post, expresando la importancia de poco a poco ir conociéndonos a nosotros mismos, para ser personas con capacidad de expresarnos, comunicarnos y ayudarnos en momentos delicados. Como ha podido leer en este post el Baby Blues es algo de lo más frecuente, apóyese en su pareja, familia y amigos integre la montaña rusa de emociones como algo eventual, una pequeña consecuencia de algo tan precioso como la llegada de un hijo, ya que como decía la escritora estadounidense Hellen Keller:

Photo credit: Nanynany

¿Te ha sido útil?

Post relacionados

Deja tu comentario

Share This